Hoy en día hay muchas personas que todavía no tienen información sobre cómo les influye tener sus ciclos biológicos desacompasados. Estoy seguro de que es uno de los motivos que más enfermedades generan en una sociedad como la actual, y en ocasiones, debido al trabajo u otros factores, puede ser difícil tomar decisiones que nos ayuden a solucionar esta disfunción. 
El ser humano ha evolucionado en un entorno y en un medio muy diferente al actual, en el que generalmente su actividad comenzaba y se desarrollaba con la luz solar, cesando las tareas cuando la noche caía y llegaba la fase de descanso, sincronizándonos con la naturaleza como seres vivos. Tienes, por tanto, mecanismos o relojes internos que te ayudan a estar más despierto en una fase del día y más relajado o preparado para el descanso en otra. Para ello, segregas sustancias que te hacen estar más predispuesto al sueño, al hambre, controlan la presión arterial, el nivel de actividad o alerta, entre otras. 
Desde los años 70 se sabe que los mejores detectores de luz son los ojos, desde el hipotálamo detectamos las señales luminosas que nos identifican cuando es de día y cuando de noche. Cuando amaneces deberías despertar con luz, intentar mantener buena iluminación (luz azul) y priorizar la iluminación exterior, aunque el día este nublado. Sin embargo, por la tarde-noche debes ir menguando la luz de manera progresiva, evitando demasiada iluminación (simulando una luz más amarilla). También la ciencia nos dice que la luz azul que nos transmiten los dispositivos electrónicos es perjudicial, ya que engañan a nuestro cerebro haciendo pensar que no es hora de descansar, suprimiendo o retrasando la segregación de melatonina.  
Voy a intentar que reflexiones sobre un caso concreto, ¿Cómo utilizas las gafas de sol? nos sirven en las siguientes situaciones; en un momento concreto por la incidencia frontal del sol (como cuando vas conduciendo), frente a un impacto de algún pequeño objeto o insecto (cuando hace viento o en un determinado deporte). Bien pues…. En algunas ocasiones como las citadas anteriormente, te pueden ayudar, pero deberías saber que llevarlas temporalmente confunde y dificulta la interconexión de tus relojes biológicos.  
Y sí, hablan de relojes porque no solo tienes un reloj, se ha avanzado mucho sobre el asunto y parece ser que los diferentes órganos internos como el cerebro, estómago, corazón, páncreas, etc…. Tienen su propio ciclo, y es por ello, que la sincronización del engranaje de la maquinaria que es tu cuerpo, acaba influyendo cuando tienes hambre o sueño o en el modo en que te activas, y lógicamente todo ello repercute en tu descanso, peso, humor, etc… 
En este sentido el deporte nos influye de manera positiva o negativa, en función de cómo lo realices y de tu estilo de vida. Es sabido que estamos preparados para activarnos poco a poco, nuestro cerebro está preparado a asumir y solucionar tareas complejas durante las primeras horas del día, principalmente porque el cerebro está más descansado, pero también porque es el momento de activarse y de que ciertas hormonas (como el cortisol) actúen en este sentido. Por otro lado, la ciencia nos indica que generalmente cuando el cuerpo está más preparado para hacer deporte es por la tarde, pero si debido al trabajo u otras cuestiones de tu vida, pospones demasiado la hora de este ejercicio físico, puede llegar a perjudicarte en tu descanso y retrasar la hora en que te duermes (melatonina). Aunque el mensaje que quiero darte, es que hagas ejercicio físico cuando puedas, la actividad física nos hace descansar mejor y puede que en tu caso, te influya o no. En todo caso, es importante que seas consciente de estas cuestiones.
Entrando en un tema controvertido, es conocido desde hace años lo perjudicial que es trabajar en un turno fijo de noche o alternarlo con tardes y/o mañanas. La persona cambia en cortos periodos de tiempo el horario de descanso, comida y actividad. Es evidente que no es lo más adecuado, estos estilos de vida tan frecuentes hoy, perjudican la salud notablemente. Entiendo que hay que ganar dinero para vivir, que trabajar a turnos o de noche genera un plus monetario y demás, pero la persona es lo primero y salvo excepciones que a todos se nos vienen a la cabeza, este tipo de jornadas deberían estar más restringidas. Desde hace mucho tiempo es sabido que es perjudicial, genera hábitos de vida insalubres y con ello, enfermedades. Esto no se va a terminar, soy consciente, por lo tanto, reflexiona sobre ello y sé consciente de sus consecuencias. 
Hace unos años pensar en este tipo de cuestiones era impensable, ahora tenemos información que nos ayuda a llevar una vida más coherente en función de lo que somos biológicamente. En el presente la tecnología forma parte de la vida del hombre, pero también perjudica si no se utiliza de una manera adecuada, es algo parecido a cuando restringes a tu hijo los dibujos, la consola o la tablet, por su salud, ¿Por qué no nos aplicamos el cuento en nosotros mismos?
Mi objetivo es el de aportarte información básica que pueda ayudarte a alcanzar una mejor versión de ti mism@, tienes otras vías para adquirir información más detallada. Gracias por leerme, salu2 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.