Hoy en día nos movemos en un mundo en el que hay mucha información debido a la tecnología. Eso no debe ser malo, lo perjudicial es el exceso de datos que tienden a confundir o directamente a engañar. En el día a día puedes ser víctima de numerosas referencias que te guían a que pienses de una manera o de otra. En el apartado de los buenos hábitos, la alimentación y el ejercicio, tienes que darte cuenta que hay una industria que lleva años estudiando lo que quieres oír, ver y sentir.  

Quizás ya seas consciente de lo que te voy a decir, pero el esfuerzo es la madre de todos los logros. Si estás en la empresa de tener una vida saludable debes grabarte a fuego lo que te voy a decir, el ejercicio físico complementa a la actividad diaria y no al revés. Es decir, lo primero que tienes que ser es activo, moverte, evitar el coche, subir escaleras, etc… Esto que es tan básico, ha arreglado la vida de más de una persona que ha acudido a su médico de cabecera con ciertos problemas como sobrepeso u obesidad, hipertensión, mala circulación, y más. Piensa que eres una persona programada para moverte y sufrir inclemencias. Hemos sido una especie nómada, que para subsistir hemos ido de un lugar a otro como cazadores y recolectores, buscando nuevas oportunidades y preparándonos generación tras generación para llegar a ser lo que somos hoy en día. Estamos preparados para movernos, para sudar y para de algún modo, no vivir en la comodidad constante.   

Hay ciertas respuestas de personas que me hacen pensar que nos dirigimos a una extinción sin retorno, os cuento una: 

Individuo – Voy a coger el coche 

Yo – El lugar adonde vamos está a dos calles. 

Individuo – Es que sudo y me canso.

Yo – ¿Y? 

Individuo – No me gusta, me moja, huelo…. 

Yo – Entiendo ¿pero vas a alguna parte después? 

Individuo- No, pero es que hoy no es mi día de ducha. 

Yo – Escalofrío 🙁  

¿Sabes que somos lo que somos porque sudamos? El sudor es nuestro termorregulador natural que hace que no nos sobrecalentemos en exceso y nos permite recorrer largas distancias, probablemente como ninguna especie en la tierra. Punto clave en nuestra evolución y que hoy, tristemente hace que personas no se muevan. 

Lo siento, voy a tener que decirte que te tienes que mover, no lo dudes, si es tu día de ducha, como si no 😊. Es una filosofía que hay que inculcar a la gente desde pequeña. La actividad es el centro de una vida saludable, aunque sea posible que solo andando 10000 pasos no consigas ciertos objetivos, si te repercutirá en salud y es que tan solo aumentando la movilidad diaria, serás capaz de equilibrar tus niveles fisiológicos. Percibirás que aumenta tu resistencia, estás más activo y con menos dolores que en tu etapa sedentaria. Incluso si ingieres menos calorías de las que gastas, podrás adelgazar, pero si te estancas, no lo dejes, se consciente de que vas por el camino correcto, tan solo necesitas algo más. Puede ser que con tu trabajo alcances un nivel de actividad diario importante, pues bien, ya tienes la primera parte ganada, vamos a por la siguiente. 

La segunda realidad que quiero contarte es que, si eres capaz de introducir a tus hábitos una rutina de ejercicios semanal, puedes empezar a pensar en objetivos mayores y mejorar tu capacidad aeróbica, anaeróbica, de flexibilidad o de fuerza. Si lo acompañas con una adecuada alimentación podrás, perder peso, tonificar o aumentar tu masa muscular.  

Si estás pensando en retomar o iniciar una programación de ejercicios regular o un deporte en concreto, he de decirte que en ocasiones vas a hacerlo sin motivación, pero lo fundamental es la acción. Por ende, lo más importante es que la práctica que hayas elegido te motive y te guste, y así disfrutarla el mayor tiempo posible. Es como el trabajo, si te gusta lo que haces, tendrás más opciones de desarrollarte en tu profesión. La vida en ocasiones es difícil y no nos queda más remedio que aferrarnos al presente, por lo tanto, tu rutina debe ser lo más llevadera posible en base a tu forma de ser, de pensar y de disfrutar de la vida. Prueba y si no te gusta la actividad o deporte que haces, cambia, hay muchas opciones. 

El deporte es una actividad que se realiza en un entorno, con un material y normas específicas. Puede ser individual o colectivo y exige competir contra otras personas, a diferencia de una programación de ejercicio físico particular. Pretendo hacerte reflexionar y que te plantees algunas cuestiones antes de comenzar. ¿Eres o no competitivo? ¿Prefieres practicar la actividad solo o acompañado? ¿Qué objetivos pretendes alcanzar? ¿Buscas personas con tu mismo nivel que te ayuden a mejorar o tan solo un entorno saludable? 

De vez en cuando alguien me han pregunta, ¿no sé cómo empezar? Pues bien, no te creas los mensajes publicitarios de supuestos productos milagros como cremas anti grasa, super alimentos, métodos deportivos o dietas que no requieren esfuerzo, etc… Te aseguro que no existen. Incluso operaciones estéticas no resultan efectivas a largo plazo, si no se adquieren unos hábitos adecuados. Mentalízate y allana el camino pensando en que la actividad y el ejercicio físico debe ser un hábito adquirido. Diferencia entre actividad, ejercicio y deporte. Asume que sin actividad no hay paraíso y que si tienes en mente un objetivo más concreto que alcanzar, siempre podrás iniciarte en el maravilloso mundo del ejercicio y el deporte, pero antes analiza cómo es tu personalidad, cuál es tu nivel y capacidades físicas.

Comienza con buen paso y una correcta perspectiva, de este modo evitarás tropiezos a las primeras de cambio. Esto tan solo es el comienzo, espero seguir acompañándote en la búsqueda de tu propio récord personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *